Suscripción

Seguí este Blog en:
feeds RSS
Twitter
Facebook


Compartí esta nota
| | Más


Como nacieron las estrellas - Como Nasceram as Estrelas (Clarice Lispector)  

Posted in ,



Si bien no soy un hablante de portugués y al no encontrar el texto en español intenté (creo que con algo de éxito) traducir el texto con el único fin de aprender el idioma y compartir a esta maravillosa escritora.

Pues bien, todo el mundo piensa que siempre han existidos las estrellas pero eso es un error. Antes los indios miraban al cielo de noche…y lo veían bien oscuro. Era todo Negro. Voy a contar la verdadera historia del nacimiento de las estrellas.
Hace algún tiempo, en el mes de enero, había muchos indios y que eran muy laboriosos: cazaban, pescaban y hacían la guerra. Pero una vez en sus chozas, no hacían cosa alguna: dejaban sus redes para dormir despatarrados y roncando. ¿Y la comida? preguntaran ustedes, sólo las mujeres se ocupaban de prepararla para que toda la familia pudiera comer.
Una vez, se dieron cuenta que en la cesta ya no quedaba maíz para moler. ¿Y qué hicieron las valientes mujeres? Lo siguiente: sin miedo, se escondieron en el bosque, bajo un sol radiante y amarillo. Los árboles brillaban en su verdor, debajo de ellos había sombra y agua fresca. Al salir de abajo de las frondosas copas, sentían el calor y bebían del cause de un arroyo de aguas muy inquietas. Pero no dejaban de buscar el alimento, no. Porque el hambre era tanta que podía hacerlos comer de las hojas de los árboles. Pero no tenían suerte, sólo encontraban espigas marchitas y sin sabor. — Vamos a regresar y a traer con nosotros algunos “curumins”(Así llamaban llaman los indios a sus niños). Los “curumins” siempre traen buena suerte.
Y eso hicieron. Los niños parecían adivinar el camino; fueron directo a un claro del bosque donde había un campo con un maizal grandísimo, que crecía a lo alto. Las indias maravilladas dijero: Vamos a tomar muchos frutos. Pero los niñitos, a escondidas, también tomaron muchos y se fueron corriendo al campamento, donde le pidieron a la abuela que prepare un rico pastel de maíz. Y la abuela así lo hizo. Los “curumines” se llenaron tanto de pastel que lo terminaron. Pero tenían miedo que sus madres se enojaran por lo mucho que habían comido. Escondieron a la abuela en una cueva y a un loro, porque ellos dos podían delatar todo. Pero… ¿y si las madres se daban cuenta que la abuela y el loro hablador ya no estaban? Por eso llamaron a los colibríes para que amarraran una liana en lo más alto del cielo. Cuando las madres volvieron vieron a los niños asustados subir por la liana, las mujeres subieron furiosas tras ellos. Sin saber que hacer, por tanto miedo, los pequeños cortaron la liana.
Sucedió una cosa que sólo sucede cuando la gente se anima a creer: las madres cayeron al suelo y se convirtieron en jaguares. Y los “curumines” que ya no podían regresar a la tierra están aún hoy en el cielo convertidos en estrellas brillantes.
En cuanto a mí, tengo que decirles que las estrellas son más que niños. Las estrellas son los ojos de Dios vigilando para que todo vaya bien por siempre. Y como se sabe, “siempre” no acaba nunca.

Clarice Lispector
Traducción: Jorge Kagiagian.

Texto original

Como Nasceram as Estrelas

Pois é, todo mundo pensa que sempre houve no mundo estrelas pisca-pisca. Mas é erro. Antes os índios olhavam de noite para o céu escuro — e bem escuro estava esse céu. Um negror. Vou contar a história singela do nascimento das estrelas. Era uma vez, no mês de janeiro, muitos índios. E ativos: caçavam, pescavam, guerreavam. Mas nas tabas não faziam coisa alguma: deitavam-se nas redes e dormiam roncando. E a comida? Só as mulheres cuidavam do preparo dela para terem todos o que comer.
Uma vez elas notaram que faltava milho no cesto para moer. Que fizeram as valentes mulheres? O seguinte: sem medo enfurnaram-se nas matas, sob um gostoso sol amarelo. As árvores rebrilhavam verdes e embaixo delas havia sombra e água fresca. Quando saíam de debaixo das copas encontravam o calor, bebiam no reino das águas dos riachos buliçosos. Mas sempre procurando milho porque a fome era daquelas que as faziam comer folhas de árvores. Mas só encontravam espigazinhas murchas e sem graça. — Vamos voltar e trazer conosco uns curumins.
(Assim chamavam os índios as crianças.) Curumim dá sorte.
E deu mesmo. Os garotos pareciam adivinhar as coisas: foram retinho em frente e numa clareira da floresta — eis um milharal viçoso crescendo alto. As índias maravilhadas disseram: toca a colher tanta espiga. Mas os gatinhos também colheram muitas e fugiram das mães voltando à taba e pedindo à avó que lhes fizesse um bolo de milho. A avó assim fez e os curumins se encheram de bolo que logo se acabou. Só então tiveram medo das mães que reclamariam por eles comerem tanto. Podiam esconder numa caverna a avó e o papagaio porque os dois contariam tudo. Mas — e se as mães dessem falta da avó e do papagaio tagarela? Aí então chamaram os colibris para que amarrassem um cipó no topo do céu. Quando as índias voltaram ficaram assustadas vendo os filhos subindo pelo ar. Resolveram, essas mães nervosas, subir atrás dos meninos e cortar o cipó embaixo deles.
Aconteceu uma coisa que só acontece quando a gente acredita: as mães caíram no chão, transformando-se em onças. Quanto aos curumins, como já não podiam voltar para a terra, ficaram no céu até hoje, transformados em gordas estrelas brilhantes.
Mas, quanto a mim, tenho a lhes dizer que as estrelas são mais do que curumins. Estrelas são os olhos de Deus vigiando para que corra tudo bem. Para sempre.
E, como se sabe, “sempre” não acaba nunca.

Clarice Lispector

0 comentarios

Publicar un comentario



Compartí esta nota
| | Más

Temáticas

ajedrez (1) amistad (3) amor (32) angustía (5) arrepentimiento (4) Bizarro (2) conquista (5) curiosidades (2) dadaismo (3) depresion (6) desamor (7) dios (2) dioses (1) dolor (7) enamorado (11) espera (2) esperanza (4) familia (17) felicidad (1) flor (1) Gracioso (11) hecho histórico (2) heroísmo (2) hijo (5) homosexualidad (1) ilusionismo (3) israel (1) japonés (6) leyenda (2) locura (6) Magia (5) maldad (3) matrimonio (3) mediocridad (1) mentira (1) mitología (2) moraleja (9) muerte (33) nieto (2) niñez (11) nostalgia (8) odio (7) ojos (5) Oriental (8) paranoia (2) política (2) racismo (2) religión (2) rencor (4) ruptura (4) sabiduría (1) sangre (2) sexo (4) soledad (18) sueños (2) suicidio (6) surrealismo (4) suspenso (11) terror (8) tortura (2) traición (6) tristeza (14) vejez (10) venganza (5) violencia (6)
Translate this page

Sobre mí

Mi foto
Jorge Kagiagian
Buenos Aires, Argentina

Ver todo el perfil
Biografía apócrifa

Biografía Apócrifa

Nacido en el momento y lugar equivocados.
Educado bajo un rígido sistema de valores que colapsarían tempranamente dejándome a la deriva, sin moral alguna. Continuaría navegando sin rumbo destrozando todo lo que era… Renunciando a dios y a la sociedad, encerrado en un estado demente: el autismo sería el único amigo de mi mente enferma.
La esperanza habría de golpear la puerta de mi hogar. Pero ya he aprendido; eternamente se repetirá y tendrá mil caras diferentes pero que siempre se convertirá en decepción. Aquel viejo amor regresará y luego de la traición partirá sonriente... y mis lágrimas caerán sobre el papel para convertirse en letra y en poesía.

Mientas tanto, sin rumbo, sigo desafiando al olvido con mi risa irónica, resistiéndome a destruirlo todo para poder seguir narrando los reflejos de un alma perturbada...
los reflejos de mi alma.

Contacto

Contacto


e-mail/MSN/Gtalk

jorgekagiagian@gmail.com
Se produjo un error en este gadget.

Lectores