Suscripción

Seguí este Blog en:
feeds RSS
Twitter
Facebook

Archivo



Compartí esta nota
| | Más


Gato (Nidia Vidal)  

Posted in , ,

Depende de cómo veas las cosas, un animal puede ser eso, sólo un animal, o bien puede convertirse en alguien indispensable, un confidente o un cretino que duerme en tu casa sin pagar alquiler y todavía se da el lujo de exigirte comida. Un maestro de la universidad nos regañaba diciéndonos que los animales no tenían sentimientos humanos, el león no es valiente, la zorra no es astuta ni los conejitos son tiernos, yo pienso que el profesor se equivocaba.
Pero me estoy desviando de lo que quería contarte; la verdad es que no recuerdo el nombre del gato, creo que no tenía y si lo tenía nadie lo llamaba por su nombre, era simplemente “gato”, el color tampoco lo recuerdo, o mejor dicho, no quiero recordarlo, si te dijera su color vulgarizaría su esencia, si te lo describo como un gato fino puedes clasificarlo como un animal común de gente pudiente y claramente no era eso; por otro lado si se me ocurriera decirte que es un gato callejero podría causarte repulsión al grado de no querer escuchar mi historia, por lo tanto te diré que este era un gato cuya descripción física no existe. En el barrio donde este gato habitaba vivían muchos niños y, contrario a lo que uno puede pensar de la crueldad de los infantes estos niños cuidaban y querían mucho a este animalito, por que él era su mejor consuelo, el gato tenía el don de acercase a los niños cuando estaban tristes y hacerlos sentirse mejor, el llanto de un pequeño era una llamada de auxilio que el gato no podía dejar de atender, su método era el siguiente, se acercaba al niño o niña que lloraba y se le acostaba en las piernas, luego se acurrucaba con mucho cuidado y comenzaba a ronronear muy despacio, pero no cerraba los ojos, con ellos observaba la reacción del niño mientras lloraba y era como si los hipnotizara, los niños poco a poco dejaban de llorar hasta que se recuperaban la calma y recompensaban al felino con una caricia; no importaba que tan alta fuera la ventana o balcón en donde se encontraba el niño, siempre iba tras el sonido de tristeza que emite cualquier niño triste.
Una noche una fuga de gas ocasionó un incendio en el barrio, las primeras casas en quemarse eran las del fondo, desde allá se escuchaba el grito de un pequeño que lloraba desesperado por no poder salir de su casa; el gato escucho el llanto y corrió hacia el final de la calle y entró a la casa en llamas…

-¿Y luego? ¿Qué paso con el gato? –

- No sé, cuando mi madre nos contaba ese cuento yo siempre me quedaba dormida antes de escuchar el final.-

Nidia Vidal

0 comentarios

Publicar un comentario



Compartí esta nota
| | Más

Temáticas

ajedrez (1) amistad (3) amor (32) angustía (5) arrepentimiento (4) Bizarro (2) conquista (5) curiosidades (2) dadaismo (3) depresion (6) desamor (7) dios (2) dioses (1) dolor (7) enamorado (11) espera (2) esperanza (4) familia (17) felicidad (1) flor (1) Gracioso (11) hecho histórico (2) heroísmo (2) hijo (5) homosexualidad (1) ilusionismo (3) israel (1) japonés (6) leyenda (2) locura (6) Magia (5) maldad (3) matrimonio (3) mediocridad (1) mentira (1) mitología (2) moraleja (9) muerte (33) nieto (2) niñez (11) nostalgia (8) odio (7) ojos (5) Oriental (8) paranoia (2) política (2) racismo (2) religión (2) rencor (4) ruptura (4) sabiduría (1) sangre (2) sexo (4) soledad (18) sueños (2) suicidio (6) surrealismo (4) suspenso (11) terror (8) tortura (2) traición (6) tristeza (14) vejez (10) venganza (5) violencia (6)
Translate this page

Sobre mí

Mi foto
Jorge Kagiagian
Buenos Aires, Argentina

Ver todo el perfil
Biografía apócrifa

Biografía Apócrifa

Nacido en el momento y lugar equivocados.
Educado bajo un rígido sistema de valores que colapsarían tempranamente dejándome a la deriva, sin moral alguna. Continuaría navegando sin rumbo destrozando todo lo que era… Renunciando a dios y a la sociedad, encerrado en un estado demente: el autismo sería el único amigo de mi mente enferma.
La esperanza habría de golpear la puerta de mi hogar. Pero ya he aprendido; eternamente se repetirá y tendrá mil caras diferentes pero que siempre se convertirá en decepción. Aquel viejo amor regresará y luego de la traición partirá sonriente... y mis lágrimas caerán sobre el papel para convertirse en letra y en poesía.

Mientas tanto, sin rumbo, sigo desafiando al olvido con mi risa irónica, resistiéndome a destruirlo todo para poder seguir narrando los reflejos de un alma perturbada...
los reflejos de mi alma.

Contacto

Contacto


e-mail/MSN/Gtalk

jorgekagiagian@gmail.com
Se produjo un error en este gadget.

Lectores